Introducción

Para formarnos una opinión crítica sobre determinados temas es importante tener en cuenta que los medios de comunicación pertenecen a grandes empresas que tienen otros muchos negocios e intereses. Así no nos extrañe que en muchos medios de comunicación:

  • no se critique a sus anunciantes. Por ejemplo, ¿alguna vez hemos oído alguna noticia negativa sobre El Corte Inglés? Lógico, El Corte Inglés es uno de los mayores anunciantes de España y ningún medio de comunicación tiene intención de perderlo, aún a costa de no informar a la ciudadanía.
  • se ofrezca una visión negativa sobre los sindicatos, lógico, los dueños del medio de comunicación son empresarios.
  • se ofrezca una visión positiva sobre los transgénicos, lógico, tienen acciones en el negocio de los transgénicos.
  • se ofrezca una visión negativa sobre los servicios públicos, presentando los servicios privados como mejores (sanidad, educación, pensiones). Lógico, si las empresas dueñas de los medios de comunicación también tienen empresas de fondos de pensiones, colegios privados, hospitales privados, etc., si se consigue que esos servicios deje de prestarlos el estado obtendrían millones de nuevos clientes.
  • etc.

Más información

  • Traficantes de información. Si hay algo de lo que los medios de comunicación informan poco es precisamente de ellos: de quiénes son sus dueños, en qué otras industrias participan, qué bancos les prestan el dinero, cuánto cobran sus directivos, cómo explotan a sus trabajadores, a qué se dedicaron hace años….o sea todo lo que condiciona su objetividad.
  • Perlas informativas. Lectura crítica de las noticias.
  • Lo sé y me importa. Periódico libre (esperemos que su incipiente publicidad no lo condicione…) realizado por estudiantes de La Línea (Cádiz).